Testimonio acerca de la Lipocavitación

11/07/2016

Mi nombre es Rocío Gonzáles, tengo 39 años, y acudí a la clínica Arroyo Antiaging para realizar una consulta debido a los excelentes comentarios y resultados de amigas que ya se habían tratado con la dra. Dennisse Arroyo. El día de la evaluación, me sorprendió mucho la atención que brinda el personal y la confianza que transmite la dra. en la explicación de los procedimientos. Tome la decisión de someterme al tratamiento de lipocavitación para mejorar mi apariencia corporal, eliminar la flacidez las estrías del abdomen y reducir el sobrepeso. Todas mis intervenciones tuvieron excelentes resultados (resultados que sobrepasaron mis expectativas). Ahora, me siento mejor con la ropa que utilizo, me veo bonita, me siento muy bien y pienso que eso lo más importante. A todas las mujeres que quieran lucir bellas, les recomiendo la mejor Clínica de medicina estética que hay en Perú, la clínica Arroyo Antiaging.

24/05/2016

El exceso de grasa  no sólo afecta a las personas con sobrepreso sino también a las personas de contextura delgada dañando nuestro cuerpo y nuestro organismo. Este sobrepreso esta completamente relacionada a la grasa tóxica que puede presentarse en zonas como caderas, muslos, glúteos o abdomen además de correr libremente en forma de toxinas por el torrente sanguíneo que se presenta como consecuenca de haber adelgazado muy rápido y sin un adecuado sistema para eliminar el excedente como por ejemplo el drenaje linfático. Necesitamos también de la grasa para un correcto funcionamiento, es más, el tejido adiposo podría considerarse un órgano endocrino más. De este depende la regulación de nuestra temperatura, nuestra energía e incluso segrega hormonas que se encargan de regular nuestro apetito y es esencial para la modulación de la respuesta inflamatoria, involucrándose directamente sobre la función inmunológica. El tejido adiposo es capaz de expandirse para prevenir que la grasa se aloje en ciertos órganos, como el corazón, el páncreas o el hígado, encapsulando toxinas. Cuando una persona acumula un nivel exagerado de grasa, dependiendo de su fisionomía concreta, esta se convierte en grasa tóxica, que además de que pasa a la sangre y nos intoxica, se acumula en zonas muy específicas lo que hace muy difícil su eliminación con una dieta o ejercicio