Rompiendo algunos Mitos acerca de la aparición de Arrugas

Rompiendo algunos Mitos acerca de la aparición de Arrugas
25/05/2017

A partir de los 25 años de edad comienzan a manifestarse algunas líneas de expresión como señal de alerta para iniciar un cuidado especial que nos ayude a preparar la piel del rostro frente a la madurez.

Lo anterior no significa que los 25 sean el inicio de la vejez, pero sí el momento perfecto para reforzar las rutinas de belleza. Es cuando se presentan varios interrogantes que requieren del conocimiento dermatológico para descifrar si todo lo que se escucha por ahí es cierto.

¿Cuáles son los tratamientos más adecuados para reducir o evitar las arrugas?, ¿cuáles son las mejores vitaminas y compuestos?, ¿qué incidencia tiene la genética en su aparición? son algunas de las preguntas que nos planteamos cuando empezamos a notar cambios en el aspecto de nuestra piel.

La doctora  Dennisse Arroyo de Clínicas Arroyo Antiaging, considera  que hay una confusión acerca del origen y tratamiento de los signos de la edad y brinda algunas luces para la prevención de los mismos.

Mito 1: “Lavar la piel del rostro diariamente causa resequedad y arrugas.”

FALSO. Debes limpiar tu piel diariamente para eliminar las bacterias e impurezas que se acumularon durante el día. Para esto puedes usar espumas, lociones o toallas desmaquillantes que removerán de manera suave la suciedad y te proporcionarán una piel fresca y tersa.

Aplicar productos en el rostro sucio, hace que las impurezas acumuladas en el día sean empujadas a las capas internas de la piel, interrumpiendo el proceso de regeneración celular que se da en las noches.
Mito 2: “Las gesticulaciones y muecas causan arrugas.”

VERDADERO. Movimientos reiterativos en el rostro como: fruncir el ceño o expresiones exageradas, contribuyen a la aparición de las líneas de expresión con más rapidez.

Mito 3: “Una dieta balanceada ayuda a prevenir las arrugas.”

VERDADERO. Es recomendable consumir alimentos que contengan omega-3 como los pescados de agua fría (trucha, sardinas, atún y salmón) por su función antiinflamatoria. También hay que incluir en nuestra dieta alimentos ricos en antioxidantes como el chocolate, la cúrcuma, el agua de coco y el aguacate, por sus propiedades regenerativas.

Mito 4: “La genética influye en la aparición de arrugas.”

VERDADERO. Las personas de tes blanca son más delgadas y secas, por lo que tienden a arrugarse rápidamente. Por el contrario, las pieles morenas y oscuras, al ser más gruesas  tienden a arrugarse menos. Sin embargo, el cuidado diario que le demos a nuestra piel, así como los tratamientos antiedad pueden ayudar a prevenir y disminuir arrugas.
Mito 5: “La exposición al sol causa arrugas.”

VERDADERO. La radiación ultravioleta es uno de los factores que tiene mayor protagonismo en la aparición de arrugas, líneas de expresión y manchas, así que el uso de bloqueador solar debe convertirse en una regla irrompible de nuestra rutina de belleza. El efecto de la deshidratación y el estímulo en la producción de radicales libres de la piel al exponerse al sol aceleran el envejecimiento.

Mito 6: “No desmaquillarse causa arrugas.”

VERDADERO. Es muy importante tener en cuenta que el proceso de limpieza facial debe ser parte de nuestra rutina de belleza diaria, ya que por cada noche que vas a la cama sin remover los productos cosméticos que aplicaste en el día y sin limpiar las impurezas que se acumularon en tu piel, podrías envejecer hasta 10 días.

Mito 7: “Algunas posiciones al dormir causan arrugas.”

VERDADERO. Normalmente dormimos con tendencia a adoptar una misma posición, por eso podemos ver que siempre tenemos un lado de la cara más marcado que el otro y en el 95 % de los casos esto corresponde al lado hacia el cual dormimos. Lo mismo ocurre con hábitos como el de apoyar la cabeza en los brazos, poniendo la mano en las mejillas, lo que puede provocar que el contorno inferior del ojo quede con pliegues que se marcan con el paso del tiempo.

Mito 8: “Hábitos como fumar o consumir alcohol causan arrugas.”

VERDADERO. Tener una mala alimentación, el consumo de alcohol, fumar y dormir muy pocas horas, son hábitos que contribuyen con el envejecimiento prematuro, ya que impiden la renovación celular y la producción de colágeno.

Mito 9: “Las cremas anti-edad reducen la aparición de arrugas y ayudan a eliminarlas.”

FALSO. Por sus compuestos, las cremas anti-edad permiten disminuir en cierta medida las arrugas pero para obtener verdaderos resultados es mejor someterse a tratamientos antiedad ya que  te ayudarán a mejorar la textura de la piel, reafirmar, humectar, combatir  las líneas de expresión y estimular la regeneración celular.

Si tienes en mente mejorar tu aspecto facial y combatir las arrugas, puedes reservar tu consulta a través de nuestra web: http://www.clinicasarroyoantiaging.com/contacto/